Páginas

domingo, 20 de octubre de 2013

Jobiday: La importancia de retener el talento.



Los organizadores de la jornada Jobiday del pasado diez de octubre tenían un lema, Retener el talento. Esa fuga de jóvenes buscando trabajo lejos sus ciudades y de su país, está haciendo daño a diversas escalas, en primer lugar en un plano familiar, personal y fundamentalmente está mermando la capacidad productiva de España. No voy a entrar en las causas de la crisis, ni en posibles soluciones, que evidentemente las hay. Sí entro en las consecuencias que está teniendo la crisis en todas las personas de cualquier edad que han perdido el trabajo o que directamente no lo han tenido nunca. Esa sensación de vacío, de falta de oportunidades, de tiempo perdido, no cae en saco roto. Conscientes de todo esto, los organizadores de Jobiday han logrado desde la iniciativa privada algo que redunda en el interés público. Es curioso que en una época como ésta en la que las políticas activas de empleo están sufriendo severos recortes, sea la iniciativa privada la que organice una jornada así. Con ilusión, empeño, colaboración, y muy buena organización, todo reflejado en las redes sociales, lograron a lo largo de cuatro horas ilusionar a todos los asistentes al evento. No sólo ilusionar con las ofertas de empleo que allí se plasmaron, que ya es motivo más que suficiente para hacerlo sino con todas las ideas que surgieron de todos los ponentes y de las que voy a destacar las que a mi juicio son más importantes. 
La primera idea que destaco es la importancia de no estar solo en la búsqueda de empleo, en circunstancias adversas como las actuales más que nunca es necesaria la ayuda de gente experta en la orientación, asesores, mentores, apoyo de servicios públicos de empleo, empresas de trabajo temporal, agencias de colocación, departamentos de recursos humanos, etc. Muchos de los desempleados o bien no han tenido trabajo nunca, o bien lo han perdido después de años trabajando. Es esencial en estos colectivos el acompañamiento en la búsqueda de trabajo. 
La segunda idea a destacar empieza por el propio demandante de empleo, sé que puede sonar a ciencia ficción pero se ha de tener optimismo, hemos de ser capaces de coger las riendas de nuestra vida, de tener entusiasmo e ilusión, seguridad en uno mismo, actitud positiva ante las dificultades. Aprender del dolor que genera una situación de desempleo y trascenderlo porque una vez que se llegue al objetivo propuesto, llegaremos siendo mejores personas. Eso sin duda. 
En tercer lugar quiero destacar que debemos ser conscientes de las limitaciones que tenemos y de las que tienen los demás, reconocer el talento ajeno y el nuestro propio. Sólo así se podrá trabajar en equipo hacia un objetivo común. 
Por último el valor del compromiso y de la pérdida del miedo ante los retos y decisiones que se van a presentar en la trayectoria laboral. Es importante saber buscar oportunidades, escrutar al máximo, puede que dentro de tu propia ciudad halla alternativas al desempleo y que no se conozcan. Es esencial el establecimiento de alianzas, la creación de sinergias que faciliten y allanen el camino hacia el objetivo final. Ojalá que esta jornada sirva para hallar el mayor talento posible y lo más importante, retenerlo.
 
 
 

miércoles, 2 de octubre de 2013

Tyba: La red social profesional para universitarios.


Hoy os presento Tyba, una red social de empleo dirigida esencialmente -aunque no exclusivamente- a los estudiantes universitarios y titulados universitarios. Lo que diferencia a Tyba es que permite mostrar no sólo los conocimientos adquiridos, algo que ya recoge el curriculum vitae tradicional, sino también el potencial profesional y personal. Así con una interfaz realmente atractiva y novedosa pone al alcance del reclutador la posibilidad de conocer toda una serie de variables sobre el demandante:
1.    Intereses. Algo que interese y se quiera resaltar.
2.    Información personal. Información de contacto y ocupación actual.
3.    Lugares en los que he estado. Sitios en los que se ha vivido y/o estado.
4.    Lista de habilidades. Habilidades técnicas y sociales.
5.    Sobre mí. Cualquier información que se quiera dar sobre uno mismo.
6.    De dónde eres. Lugar de nacimiento.
7.    Logros. Cualquier actividad extracurricular, premios o competición a reseñar.
8.    Libros que han gustado al leerlos.
9.    Vídeo contando quién eres, qué haces, etc.
10. Galería de imágenes para mostrar dónde se ha estado,  qué se sabe hacer.
11. Documentos para presentar una carta de presentación, una recomendación, etc.
12. Especialidades de interés, una lista para contar que perfiles profesionales o especialidades gustan más y por las que se siente más inclinación.
13. Certificados, una lista para mostrar los certificados que se poseen.
Los creadores de Tyba explican que la ventaja de publicar el perfil en esta red social profesional es que son las empresas las que irán al encuentro de los jóvenes talentos. A los estudiantes les permite crear un dominio propio y una dirección de correo electrónico asociada a este dominio. La información que publiquen en sus perfiles la pueden importar desde otros entornos -Linkedin y Facebook-. Ofrece acceso a estadísticas donde consultar quién ha visitado el perfil, de dónde son las visitas y cuánto tiempo pasan en tu página. A las empresas les facilita la búsqueda de talento a través de filtros y la opción de organizar y hacer seguimiento de los candidatos desde un mismo espacio.

La principal diferencia con LinkedIn es que está dirigida a un público más joven y que abunda más en el perfil personal del candidato y el potencial que éste atesora. Hasta ahora hay más de ciento treinta empresas españolas inscritas en Tyba, e igualmente hay empresas extranjeras dispuestas a contratar dadas las difíciles circunstancias económicas y laborales que atraviesa nuestro país.

http://tyba.com/

(Si te ha gustado este artículo compártelo en las redes sociales pinchando en los iconos que tienes debajo, también te agradecería mucho que dejaras tu comentario y así enriquecer el texto entre todos).