Páginas

lunes, 11 de agosto de 2014

Diálogo sobre el desempleo.

Diálogo sobre el paro de larga duración, mayores de cuarenta y cinco años, menores de treinta. Se aborda el fenómeno del paro desde una perspectiva económica, deshaciendo el mito de que el desempleo sea consecuencia de una situación personal: Soy mayor para encontrar trabajo, no soy empleable, tengo un perfil bajo, etc. En realidad el origen del desempleo es consecuencia de la creación de una economía en la que se puede obtener muchos beneficios sin necesidad de crear empleo. Hay que articular una serie de medidas que ayuden a las PYMES a vender más, a obtener mayores ingresos, y eso no se puede conseguir si se está reduciendo el salario de los trabajadores. Consecuencias en el modelo productivo y mercado de trabajo; crecimiento del número de contratos pero no del empleo. Recordando a Fuentes Quintana, es necesario recalcar que los problemas económicos deben tener soluciones políticas y no técnicas. Solucionar el enorme desequilibrio de rentas existente en la sociedad española, establecer políticas de empleo eficientes, llegar a un acuerdo por encima de ideologías para establecer las bases de nuevos sistemas de producción, hacer del consenso en educación una cuestión de Estado. Diálogo muy fructífero que da otra visión distinta de la economía y del mercado de trabajo a la que se puede leer en periódicos.

sábado, 10 de mayo de 2014

Las aficiones y habilidades pueden convertirse en un trabajo.

Artículo de Consumer Eroski publicado en el periódico “20 minutos” el día 21 de abril de 2014, y que por su interés transcribo en su totalidad.



Foto de Social Blz Solutions

"Buena parte de la juventud española está en paro y con pocas perspectivas de encontrar un empleo que cumpla con sus expectativas laborales. El 57,7% de los menores de 25 años en edad de trabajar no tiene dónde hacerlo, según la oficina de estadística europea, Eurostat. Ante este contexto, Eroski Consumer anima a los jóvenes a replantearse los métodos para buscar trabajo y hacer valer no solo el nivel académico, sino potenciar y dar a conocer en el currículum otras habilidades. Maña para reparar una moto, ser un conductor de primera, tener dotes artísticas, ser un hacha en los deportes o los programas informáticos la mayoría de los jóvenes españoles tiene capacidades ajenas a su formación académica. La clave para encontrar empleo hoy puede residir, precisamente, en trasladar ciertas habilidades de la vida privada al campo profesional. En ocasiones, puede ser que el talento que busca una empresa en un joven al final no resida en su formación académica, sino en habilidades desarrolladas durante años. Ingenieros, abogados, profesores y economistas hay muchos, y con excelentes expedientes académicos; pero no tanto diseñadores gráficos, expertos para posicionamiento en buscadores y SEO, blogueros, relaciones públicas... Aunque los jóvenes no hayan realizado estudios sobre estas temáticas, seguro que en su vida cotidiana habrán desarrollado habilidades que los diferencien del resto. No hay que desdeñarlas, ya que se pueden convertir en una oportunidad para encontrar trabajo y enfocar su carrera profesional.
Desde aficiones a experiencias concretas Algunos intereses pueden ser una salida al paro. ¿De qué manera? Hay nuevas profesiones basadas en las aplicaciones de las últimas tecnologías, como las aplicaciones móviles, y en ellas hay jóvenes que son auténticos expertos, aunque a veces ni siquiera sepan que su afición puede convertirse en una salida laboral. Las aficiones artísticas, como la fotografía o la música, también son una oportunidad. Hay numerosos jóvenes que son virtuosos de un instrumento o elaboran vídeos que bien podría realizar un profesional. Puede que sea el momento de ir un poco más lejos en esos hobbies y tratar de convertirlos en un trabajo. Por otra parte, sacar partido a conocimientos en áreas concretas, como encargarse de hacer la Declaración de la Renta a toda la familia o ser un lince para buscar las mejores ofertas para los viajes, es posible. Realizar estas tareas de manera seria puede ser el inicio de una actividad profesional, ya que se pueden canalizar estos conocimientos para crear una empresa dedicada a estos menesteres. Además, las habilidades desarrolladas desde niños, como ser coleccionista de sellos, cuidar el jardín, decorar o escribir cuentos, pueden convertirse también en una profesión. Se puede desarrollar una actividad como profesional autónomo, creando una pequeña empresa sobre lo que más se sabe y conoce.
Reflejarlo en el currículum Si se dispone de alguna habilidad es más que recomendable incluirla en el currículum vítae. No solo servirá para dar a conocer mejor la personalidad, sino que puede ser útil para la empresa recurrir a los servicios profesionales en función de los conocimientos extralaborales del expediente. Más aún si estas habilidades están apoyadas por cualquier actividad o curso que avale las aptitudes del candidato. Son pequeños detalles en los que se pueden fijar los responsables del proceso de selección de personal, por lo que una afición desarrollada durante años puede ser el pasaporte definitivo para lograr un puesto de trabajo."

(Si te ha gustado este artículo compártelo en las redes sociales pinchando en los iconos que tienes debajo, también te agradecería mucho que dejaras tu comentario y así enriquecer el texto entre todos).

domingo, 6 de abril de 2014

Aula Mentor.

Aula Mentor es un proyecto de formación abierta, flexible y a través de internet. Está dirigida a personas adultas que deseen mejorar o ampliar sus competencias profesionales. Es una iniciativa del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte de España en colaboración con otros organismos tanto públicos como privados. Su andadura comienza en 1992 con el objetivo de fomentar la formación no reglada de adultos. Desde sus inicios hasta ahora ha ido creciendo en alumnos matriculados, hasta convertirse en un elemento clave de la formación continua a lo largo de la vida. Está presente en países iberoamericanos como Honduras, Nicaragua, Paraguay, Perú, Panamá. Este proyecto ha sido reconocido como una de las catorce buenas prácticas en el inventario de la Unión Europea según un estudio dirigido por la Universidad de Florencia.




Las principales características de la formación en Aula Mentor son:

  1. Flexibilidad del sistema. Al tratarse de teleformación, el alumno elige cuándo comenzar el curso, el ritmo de trabajo y el horario.
  2. Hay una red de Aulas Mentor muy amplia que supera en la actualidad las cuatrocientas cincuenta, al frente de las mismas hay un administrador que informa, asesora y matricula al alumno. Estos espacios están dotados con ordenadores conectados a internet por si el alumno no tuviera acceso a la red desde su casa.
  3. Gran variedad de oferta formativa, supera los ciento setenta cursos agrupados en veinte familias profesionales tales como: ofimática, energía, idiomas, salud, ecología, tributos, diseño web, educación, madera, textil, etc.
  4. La existencia de exámenes presenciales que permiten evaluar el aprovechamiento del curso. Si se supera da derecho a la obtención de un certificado emitido por el Ministerio de Educación, no es un título oficial porque no es formación reglada pero sí es un certificado emitido por un organismo público.

Aula Mentor no es un sistema gratuito de formación con objeto de mantener un cierto grado de sostenibilidad económica, el precio de un curso actualmente es de veinticuatro euros mensuales. La matrícula está permanentemente abierta y  se puede hacer en cualquier día del año salvo el mes de agosto. La matrícula inicial es en general de dos meses salvo los cursos con certificación de treinta horas que es de un mes. Así el curso que nos interese cuesta cuarenta y ocho euros. A veces, según las circunstancias, el curso es necesario hacerlo en noventa o más días, por lo que el precio de cada curso varía en función de cada persona. La relación calidad-precio es muy buena ya que se recibe una óptima formación, con el apoyo de un tutor que corrige todos los ejercicios obligatorios que hay que hacer para superar el curso, resuelve las dudas que se planteen a lo largo del mismo con un plazo de respuesta no mayor a cuarenta y ocho horas, los contenidos de los cursos están muy elaborados y son francamente recomendables. A diferencia de algunos cursos que se hacen por internet en los que no se aprende prácticamente nada, en los de Aula Mentor sí se aprende la materia en la que se haya matriculado el alumno, todo ello por el esfuerzo constante, los ejercicios a realizar, la interacción entre el tutor y el alumno y la superación del examen al terminar el curso. Una vez que se finalice, el tutor autorizará al alumno para hacer el examen y éste dispone de dos oportunidades de examen a elegir entre las cinco convocatorias existentes a lo largo del año (febrero, abril, junio, octubre y diciembre). Es de resaltar que a lo largo del curso el alumno contará con el apoyo tanto del tutor como del administrador del aula para finalizar con éxito el curso elegido.


Enlace a la página web de Aula Mentor.

(Si te ha gustado este artículo compártelo en las redes sociales pinchando en los iconos que tienes debajo, también te agradecería mucho que dejaras tu comentario y así enriquecer el texto entre todos).