Páginas

sábado, 21 de febrero de 2015

Aproximación a la pobreza. Dossier pobreza de EAPN España.

La pobreza es una situación o forma de vida que surge como producto de la imposibilidad de acceso o carencia de los recursos para satisfacer las necesidades físicas y psíquicas básicas humanas que inciden en un desgaste del nivel y calidad de vida de las personas, tales como la alimentación, la vivienda, la educación, la asistencia sanitaria o el acceso al agua potable. También se suelen considerar la falta de medios para poder acceder a tales recursos, como el desempleo, la falta de ingresos o un nivel bajo de los mismos. También puede ser el resultado de procesos de exclusión social, segregación social o marginación.
El Informe del Banco Mundial 2013 señalaba la existencia de 1.220 millones de personas que vivían con menos de 1,25 dólares diarios. La mayoría de estas personas se ubican en países del llamado “tercer mundo”. Pero existe una pobreza en los “países ricos”, que se conoce como “cuarto mundo”. Estos millones de personas viven en inferioridad de condiciones, con respecto al nivel de vida medio de dichos países.
Hay dos aproximaciones distintas al concepto de pobreza:
1. Pobreza absoluta: Cuando ciertos estándares mínimos de vida, tales como nutrición, salud y vivienda, no pueden ser alcanzados.
2. Pobreza relativa: Cuando no se tiene el nivel de ingresos necesarios para satisfacer todas o parte de las necesidades básicas de acuerdo a los criterios de un determinado tiempo y sociedad.
De la lectura del Informe EAPN destaco el dato de que en España hay ya tres millones de personas en situación de pobreza severa, o sea, que viven con menos de 307 € al mes en 2012. Las personas en esta situación representan el 6,4% de la población del país, una tasa que casi duplica a la de 2007 (3,5%).

Indicador AROPE para medir el riesgo de pobreza y exclusión.
AROPE es un indicador específico, armonizado a nivel europeo, permite comparar entre países y que mide la tasa de riesgo de pobreza y exclusión social. Complementa la medición de la pobreza, basada en lo monetario, con aspectos de exclusión.
El indicador combina factores de renta (pobreza relativa), privación material severa y baja intensidad del trabajo, de manera que una persona en riesgo de pobreza y exclusión social es aquella cuyo nivel de renta se encuentra por debajo del umbral de la pobreza y/o sufre privación material severa y/o reside en hogares con baja intensidad de empleo. A efectos de este cálculo, se considera toda la renta disponible, después de recibir prestaciones sociales, como por ejemplo la renta mínima de inserción o las pensiones.
Las políticas de austeridad que implican recortes en el presupuesto destinado a políticas sociales y de protección social tienen una responsabilidad en el empeoramiento de estas variables. El sistema de transferencias sociales (pensiones, prestaciones por desempleo y otras transferencias sociales) permite paliar los efectos adversos asociados a algunas contingencias y, en consecuencia, atenuar la pobreza y la exclusión social. Si no existieran estas transferencias, la tasa AROPE subiría 12 puntos porcentuales, desde el 25,5% actual hasta el 35,9% de la población. Además, las prestaciones por jubilación y supervivencia sólo suponen 2,3 puntos porcentuales de esta subida y, por tanto, el impacto principal sobre la pobreza viene de la mano de otras transferencias sociales.
En muchos de los indicadores clave sobre pobreza y exclusión social, la situación española es peor que la media europea, como es el caso del AROPE. España ha pasado de tener una tasa AROPE en 2008 del 24,5% al 28,1% en 2012 frente a una tasa para el conjunto de la UE del 23,7% y 25,9% respectivamente.

Foto de Carlos Capote

Pobreza relativa.
La población en riesgo de pobreza es un indicador relativo que mide desigualdad. No mide pobreza absoluta sino cuántas personas tienen ingresos bajos en relación al conjunto de la población.
La pobreza relativa se establece como un porcentaje de hogares que vive por debajo del umbral nacional de la pobreza. Es uno de los tres componentes del indicador AROPE. 

BITH. Hogares con baja intensidad de empleo.
El indicador de baja intensidad de trabajo en los hogares (BITH) es uno de los tres componentes del indicador AROPE. Registra los hogares sin empleo o con baja intensidad en el empleo (hogares en los que sus miembros en edad de trabajar lo hicieron menos del 20% del total de su potencial de trabajo durante el año de referencia) con respecto a la población total. La incidencia en España de los hogares con miembros adultos desempleados es de las más altas de la UE, sólo superada por Hungría, Reino Unido, Bulgaria e Irlanda.

Privación o carencia material.
La carencia material es la proporción de la población que vive en hogares que carecen al menos de tres conceptos de los nueve siguientes:
1) No tener retrasos en el pago del alquiler, hipoteca, recibos relacionados con la vivienda o compras a plazos.
 2) Mantener la vivienda con una temperatura adecuada durante los meses fríos.
 3) Hacer frente a gastos imprevistos.
 4) Una comida de carne, pollo o pescado cada dos días.
 5) Ir de vacaciones fuera de casa, al menos una semana al año.
 6) Un coche.
 7) Una lavadora.
 8) Una televisión a color.
 9) Un teléfono.
En el año 2012, en España la carencia material severa alcanza un valor del 5,5% en mujeres y del 6,2% en hombres. El valor es mayor para la población menor de 18 años (7,2% en las mujeres y 7,9% en los hombres) y menor para la población de 65 y más años (3,1% en las mujeres y 2,5% en los hombres).

Trabajadores pobres.
En un contexto de empobrecimiento creciente, tener empleo ya no es una salvaguarda ante las situaciones de pobreza. En estos últimos años la evolución interanual de las retribuciones salariales ha sido negativa. Muchos trabajadores viven bajo el umbral de la pobreza pese a tener un trabajo y un sueldo. La crisis ha aumentado en España el índice de la llamada “pobreza laboral”: en solo tres años, de 2007 a 2010, la tasa ha aumentado del 10,8% al 12,3%.

Pobreza infantil.
Actualmente hay 25 millones de niños y niñas en la Unión Europea en riesgo de pobreza o exclusión social, es decir, uno de cada cuatro menores de 18 años. Entre 2008 y 2011 la tasa de riesgo de pobreza infantil o exclusión social (AROPE) se incrementó en 17 Estados Miembros y se redujo solamente en 4.

Desempleo.
De acuerdo con la última Encuesta de Población Activa (último trimestre de 2013), el paro se sitúa en 5.904.700 personas, un 25,98% de la población económicamente activa. en el primer trimestre de 2013. En un año, la cifra total de desempleados se ha incrementado en 126.700 personas.
La tasa de paro femenina baja algo más de medio punto y se sitúa en el 26,55%, mientras que la masculina lo hace en ocho centésimas, hasta el 25,50%.
Por nacionalidad, el paro baja en 94.200 entre los españoles y sube en 21.400 entre los extranjeros. La tasa de paro de la población extranjera es del 36,82%, más de 12 puntos superior a la de las personas de nacionalidad española (24,20%).
El número de hogares en el tercer trimestre del año es de 17.391.900, con un descenso de 48.800 respecto al segundo trimestre. Esto puede deberse al retorno de inmigrantes a sus países de origen y a la emigración de españoles.
El número de hogares que tienen a todos sus miembros activos en paro se sitúa en 1.807.700.

Desigualdad económica.
Un aspecto importante para conocer la cohesión social de un país es comparar la distancia que separa a los más ricos de los más pobres. La desigualdad económica (también descrita como la brecha entre ricos y pobres) es la diferencia entre individuos o poblaciones en la distribución de sus activos, riqueza o renta. El término se refiere normalmente a la desigualdad entre los individuos y grupos dentro de una sociedad, pero también puede referirse a la desigualdad entre países.
La desigualdad en España y la UE tenía un nivel parecido en 2008: los ricos tenían 5 veces y 5,7 veces respectivamente más renta que los pobres. Pero en 2012, esta desigualdad ha aumentado en España, hasta llegar casi a 7, mientras que se ha mantenido en la UE.
Otros datos a tener en cuenta, referidos a la Desigualdad: Mientras que el número de millonarios en España aumentó un 13% entre mediados de 2012 y la primera mitad de 2013, hasta las 402.000 personas, según el último informe sobre la riqueza mundial que publica anualmente el banco suizo Credit Suisse, la tasa de pobreza ha pasado del 19,7% de los hogares españoles en 2007 al 21,1% en 2012.


(Si te ha gustado este artículo compártelo en las redes sociales pinchando en los iconos que tienes debajo, también te agradecería mucho que dejaras tu comentario y así enriquecer el post entre todos. Si quieres que escriba para tu empresa, mándame un mensaje de voz o rellena el formulario de contacto).

Publicar un comentario